9 may. 2011

Paula

En mi casa tú no estabas
No salía del Edén
Ni esperaba en un andén
Lo que tú esperabas

En mi camino no te cruzabas
Yo cambiaba de parecer
Mientras ocultabas
Tu tristeza al anochecer

En la puerta no te buscaba
Me dejaban entrar
En la fila no te tapaba
Ni daba fuego para fumar

En la barra no te vendían
Ni se me apetecía tomar
Mis amigos me servían
Y brindaba por brindar

En el brindis no te hallabas
Para dejarte embriagar
En esos ojos que soñabas
No morir para encontrar

En la muerte no te pedía
A cambio de mi alma
Es que nada sentía
Nada más que mi calma.

En la vuelta no te abrazaba
No había frío ni tardanza
Te faltaba lo que daba
Ni tenía lo que no alcanza.

En ese andén tú si estabas
Y la manzana por comer
Ya no era el que esperaba
Ni se te daba por correr

Entonces eras el camino
Y uno solo mi parecer
Aunque el tuyo ocultabas
No resultó triste tu amanecer

En la puerta yo te miraba
Y aunque quería pasar
La noche no nos dejaba
Más que sentirnos y fumar

No había barra ni bar
Pero eras tú la que servía
El juego loco de brindar
Por lo que pasaría.

Brindamos por dejarte
Dejarte dejar de soñar
Esos ojos encontraste
Y te morías por no mirar

Esa noche te pedía
Mi alma mía ya no era
 La noche ya era día
Y del alba tú mi compañera

En la vuelta no te abrazaba
Había frío y esperanza
Que tenías lo que daba
Y yo más de lo que alcanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario